Negarse a la segunda prueba de alcoholemia tras dar positivo es delito

El Pleno de la Sala II del Supremo ha dictado una sentencia que inaugura una modalidad de recurso de casación introducida en la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal de 2015 y que unifica doctrina respecto a la consideración como delito de negarse a pasar la segunda prueba de un control de alcoholemia.

El pleno de la sala II del Tribunal Supremo ha establecido que la negativa de un conductor a someterse a una segunda prueba de alcoholemia, tras ser requerido por un agente de la autoridad después de haber dado positivo en el primer test, constituye delito según el Código Penal con pena de seis meses a un año de prisión.

La sentencia, que cuenta con votos particulares discrepantes firmados por seis magistrados, destaca que las dos mediciones de alcohol deben considerarse dos fases de una única prueba, y resalta que la segunda no es sólo garantía de los derechos del conductor, sino también del sistema, por lo que es obligatoria y no potestativa del afectado.

El Supremo ha confirmado así la sentencia del juzgado de lo penal número 9 de Madrid, luego ratificada por la Audiencia de Madrid, que condenó a un conductor por tres delitos: negativa a someterse a una segunda prueba de alcoholemia, a la pena de seis meses de prisión; conducir bajo los efectos del alcohol, a pagar una multa de 1.080 euros; y conducir sin licencia, a multa de 2.160 euros.

Nuevo recurso de casación

Un asunto de estas características ha llegado por primera vez al Supremo con la entrada en vigor del nuevo recurso de casación previsto en la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal de 2015, ya que hasta ahora el recorrido procesal de delitos menos graves, con penas de hasta 5 años de prisión, terminaba en las diferentes audiencias provinciales.

Así, el Alto Tribunal ha podido unificar doctrina en una materia donde existían sentencias contradictorias de las audiencias provinciales, ya que unas interpretaban que la negativa a la segunda prueba de alcoholemia no era delito, y otras sí y, por lo tanto, se integraba en el artículo 383 del Código Penal, penado con entre seis meses y un año de prisión.

Noticia de Expansión

La noticia completa aqui